Capacitaciones B2B

Descubre cómo evitar la distracción en el trabajo y mejorar tu concentración

La época actual es quizás es uno de los periodos de mayor complejidad laboral en cuanto a distracción en el trabajo.

Ya sea por la velocidad a la que se suceden los cambios tecnológicos, o por todo lo que ha supuesto el periodo de pandemia y cuarentena en cuanto a incertidumbre y la modificación de paradigmas laborales.

Por las circunstancias que sean, en el trabajo no nos podemos permitir perder el tiempo. Sin embargo, ocurre más de lo que nos gusta admitir o de lo que realmente somos conscientes. Tanto en la oficina como cuando trabajamos desde casa, las distracciones son ladronas de nuestro tiempo, productividad y eficiencia.

Hay que reconocer que es muy difícil concentrarse de modo permanente durante toda la jornada laboral. No obstante, en este artículo te ofrecemos los mejores consejos para reducir la distracción en el trabajo.

1. Planifica tu jornada laboral

Lo primero es tener en cuenta cuál es el momento del día en el que rindes más, para así ubicar en ese horario las tareas más complicadas y que exigen de mayor concentración. También, tomar un momento al inicio de la jornada para pensar qué quedó pendiente del día anterior y las actividades del día es un buen hábito para no acumular muchas tareas inacabadas.

Esto te permitirá priorizar temas y programar las tareas más urgentes e importantes para las horas más productivas del día. Esto te permitirá disminuir los factores de distracción en el trabajo, ya que desde el inicio del día se conocerá el plan a ejecutar con sus tiempos y exigencias.

2. Identifica tus prioridades

Tener identificadas las prioridades diarias es fundamental para lograr enfoque y productividad. A menudo, las personas se retrasan con tareas menos críticas como revisar el correo electrónico, las redes sociales o llamadas telefónicas. Situaciones que suceden por no haber identificado lo realmente importante.

Debido a la razón anterior, pueden sentir cansancio porque han trabajado duro, pero en realidad no avanzan porque no logran abordar las tareas urgentes.

Elegir las actividades más relevantes significa pensar las prioridades y en las acciones que tendrán un mayor impacto en el trabajo. Una vez tengamos definido esto, es más fácil decir no a elementos de distracción en el trabajo que consumen el tiempo y atención de manera improductiva.

3. Programa tus distracciones y descansos

Aunque no lo deseemos, las distracciones en el trabajo van a suceder, entonces lo mejor es tomar el control y convertirlas en algo beneficioso. Acciones como contestar emails, hacer llamadas, revisar las redes, etc. es mejor programarlas para evitar que interrumpan otras tareas que se realizan.

También es importante agendar momentos de descanso entre tareas, o cada cierto tiempo, para ayudar a relajar la mente y favorecer la concentración cuando se vuelva al puesto de trabajo.

4. Presta atención a tu entorno

Lo que nos rodea tiene impacto en lo que pensamos y sentimos. Si trabajamos en un ambiente desordenado o inadecuado, terminaremos distrayéndonos con facilidad.

Mientras más objetos tengamos en nuestro escritorio, más elementos competirán por nuestra atención. Por lo que, mantener un espacio organizado nos garantiza estar mejor enfocado.

En este sentido, la multitarea es menos productiva que enfocarse en una sola cosa a la vez. El desorden desvía la atención y trabajar en varios proyectos al mismo tiempo, incrementa la posibilidad de distracciones con cuestiones no laborales. Algo natural, pues la mente se encuentra más presionada y busca esos momentos de descanso a menudo.

Silenciar las notificaciones del celular o atenuar el ruido de fondo puede colaborar con disminuir las posibilidades de distracciones durante el trabajo.

5. Autogestión de las emociones

Otro punto importante para evitar la distracción en el trabajo es el conocimiento propio de cada colaborador. Invítalos a reflexionar sobre las diferentes formas en las que pierden el tiempo y que dependen de su propia personalidad, estado emocional y el ambiente que los rodea.

Cuando estamos tristes, ansiosos o cabreados, nuestro estado interno nos hace caer en trampas como las consultas compulsivas del mail, del teléfono o decir que sí a reuniones improductivas. Son como pequeños golpes de dopamina que alivian nuestro estado.

Esta realidad emocional es la que nos lleva a perder tiempo con la multitarea o procrastinando. Por eso es necesario tener en cuenta las emociones que nos afectan negativamente.

El autoconocimiento y autocontrol emocional tiene un efecto directo sobre nuestra capacidad de aprovechar el tiempo y evitar la distracción en el trabajo.

6. Cuenta a tus compañeros tus planes de anti-distracción

Si estás decidido a acabar con las distracciones en la jornada laboral y centrarte para lograr la eficiencia, es importante avisar a las personas involucradas. Haz saber que estás planificando el día en sesiones de trabajo para lograr una mayor concentración, pero que existirán intervalos de descanso previamente programados. De esta forma, evitarás que entorpezcan la rutina con frecuencia.

Evitar las distracciones en el trabajo para tener productividad está bien, pero no se puede pensar en ello como algo absoluto, ni obsesionarte. Si lo haces, puedes provocar que tus empleados identifiquen el trabajo con algo que los hace sufrir, en lugar de afrontarlo con ánimo productivo.

Preocuparse por las consecuencias de las distracciones es coherente con el trabajo intenso y de alta concentración. Pero al mismo tiempo, implica planificar descansos y recargas de energía, porque si no, la productividad decrece mucho más rápido.

Esperamos que esta guía te sea de ayuda al momento de resolver las cuestiones de distracción en el trabajo entre tus colaboradores.

Category: Capacitaciones B2B

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Related Posts

Begin typing your search term above and press enter to search. Press ESC to cancel.

Back To Top