Capacitaciones B2B

Todo sobre la metodología Lean Six Sigma y sus aportes a la gestión empresarial

Existen metodologías varias para mejorar los procesos de las empresas, aunque muy pocas ofrecen un enfoque tan completo como la que aquí trataremos: Lean Six Sigma. Destaca fundamentalmente por los dos enfoques distintos que implica, y eso la convierte en una de las técnicas más útiles.

En este artículo descubrirás los puntos más importantes de esta metodología, desde sus principios básicos hasta los beneficios que trae en la gestión empresarial.

  1. ¿Qué es Lean Six Sigma?

Para explicarlo de manera sencilla, podemos decir que Lean Six Sigma es una técnica optimizadora de procedimientos, y para lograr esto fusiona dos técnicas: Lean y Six Sigma. El objetivo principal que tiene Lean es eliminar residuos, mientras que Six Sigma se encarga de analizar datos y procesos repetitivos de las compañías, tratando siempre de mejorar su calidad hasta lo más cercano a la perfección posible. El Lean Six Sigma se caracteriza por intentar prevenir problemas mucho antes de que se hagan presentes.  

Por ello, es posible afirmar que consiste en una potente conjunción de enfoques cuyo fin es aumentar la estabilidad y rentabilidad del negocio, optimizar los tiempos, aminorar costos, y mejorar la eficiencia eliminando procesos obsoletos o molestos. 

  1. ¿Qué es la mejora de procesos?

Como todos sabemos, un proceso no es más que el seguimiento de una cantidad de pasos que nos permiten concluir con una tarea concreta. En esa clasificación entra: vestirnos todos los días, cocinar, fabricar algo, etc. En cualquier procedimiento, las actividades se clasifican en:

  • Sin valor añadido: No solo no añaden ningún valor, sino que, además, son las actividades que provocan problemas en las compañías. Si abundan pueden generar insatisfacción en los clientes, y por ello el Lean Six Sigma se encarga de eliminar este tipo de tareas.  
  • Con valor añadido: Añaden un gran valor y son fundamentales. Optimizan procesos tanto la productividad como en su calidad.  
  • Facilitadoras de valor añadido: Aunque no se encarguen precisamente de agregar valor, siguen siendo esenciales para que los procesos continúen sin altercados.  
  1. 4 principios de Lean Six Sigma
    1. Orientado a la satisfacción del cliente

Quizá el más grande acierto de esta metodología y que la marca como una de las más exitosas, es que pone al cliente en el centro de la escena. Entiende que es el punto de partida para que las compañías sean rentables. Logrando su satisfacción es como se saldrá adelante. Para hacer esto, se rodea al cliente de 3 puntos fundamentales: 

  • Cadena de valor: Para conseguir una buena cadena de valor, los interesados en mejorar la calidad de los procesos simplemente se mueven en donde se llevan a cabo las actividades productivas, y consultan a los trabajadores para saber si aportan o no valor al cliente.
  • Flujo: Eliminando los desperdicios o pérdidas, creamos un saludable flujo de continua producción en la cual ya no existe ningún cuello de botella ni altibajos en los volúmenes.  
  • Perfección: Buscando la perfección, lo que se logra es asegurarse la mejor calidad posible, y para ello es estrictamente necesario eliminar los errores procedimentales.  
  1. Gestión enfocada en datos y hechos

Este importante punto se sostiene por las estadísticas que se encarga de recoger la metodología Six Sigma. Como hemos mencionado levemente, aporta el control y seguimiento continuo de los procedimientos, siempre enfocándose en los datos históricos y realizando un análisis de las métricas para conseguir resultados extraordinarios. 

En cuanto al objetivo, concretamente intenta que la media funcione a 6 sigma de distancia tanto de los límites de especificación superior como inferior. Con esto, queremos decir que el 99,9997% de la producción está totalmente carente de inconvenientes, y por tanto solamente permite fallar en 3 o 4 veces por millón de oportunidades.  

  1. Procesos: gestión y mejora 

En resumen, Lean Six Sigma consiste en una perfecta fusión de dos conceptos diferentes, pero complementarios. En primer lugar está el pensamiento Lean, y en segundo (aunque a la par) está el enfoque estadístico proporcionado por Six Sigma. Por su parte, Lean da estrategias de cambio actitudinales y comportamentales, con el fin de aminorar los tiempos de entrega de productos de alta calidad y aumentar la productividad de los empleados. 

En cambio, Six Sigma da todo un complejo y completo sistema que se sostiene en datos duros y mediante ellos se mejoran todos los procesos productivos. Se reduce la posibilidad de defectos, usa técnicas estadísticas para medir y analizar los problemas y sus potenciales soluciones. 

  1. Gestión proactiva y colaboración sin fronteras

Otra de las cosas que aporta Lean, es el cambio organizativo que propone, en el cual no solo los clientes tienen gran protagonismo sino también los empleados de la empresa. Es una de las mejores formas para fomentar la motivación positiva en base a la participación diaria de los trabajadores que están en la organización. Se les da un mayor nivel de responsabilidad y terminan sintiéndose mucho más importantes al final del día. Además de ello, integra a los empleados en el manejo de los problemas, y pueden sentirse libres de dar sus pareceres mediante ideas originales y puntos de vista diversos.  

  1. Beneficios de usar Lean Six Sigma

En estas épocas tan vertiginosas y de retos diarios, las organizaciones necesitan herramientas que les otorguen importantes ventajas competitivas. Y Lean Six Sigma ayuda en:

  1. Optimiza los procesos para que mejore la experiencia final de los clientes y se logre una fidelidad mucho mayor. 
  2. Mejorando el flujo de los procesos, estos son más eficientes y los resultados son óptimos.  
  3. Detecta y previene defectos procedimentales, reduciendo costos y eliminando residuos.  
  4. Cuando se estandarizan los procesos, la organización se hace más ágil y aumenta la facilidad de adaptación a los retos que surjan diariamente.  
  5. Al reducir notablemente los plazos de entrega, mejora la rentabilidad.  
  6. Si los empleados se ven implicados en mayor medida, su moral se ve beneficiada y crecen profesionalmente a mayor velocidad, lo que beneficiará también a la empresa.
  7. En resumen, mejora la calidad de los servicios ofrecidos y se fomenta la cultura de excelencia integral, que es básica para el bienestar de cualquier organización.
Category: Capacitaciones B2B

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Related Posts

D Descubre los beneficios del multiposting para reclutar candidatos a gran escala

Descubre los beneficios del multiposting para reclutar candidatos a gran escala

¿Qué es el talento interno y cuál es su importancia?

¿Qué es el talento interno y cuál es su importancia?

Begin typing your search term above and press enter to search. Press ESC to cancel.

Back To Top